lunes, 28 de noviembre de 2016

IRLANDA. El lugar donde desperté para seguir viviendo.

Por fin, después de mucho tiempo, hoy puedo anunciar que en 2017, por fin, saldrá a la venta:

IRLANDA. El lugar donde desperté para seguir viviendo.

Un proyecto que se inició años atrás y que después de sortear algunos obstáculos y sufrir la evolución que se merece, verá la luz gracias a Esdrújula Ediciones. Gracias Mariana, gracias Víctor.

Aprovecho esta situación para agradecerles la motivación y el cariño que hemos recibido mi obra y yo desde el primer contacto. Os dejo una imagen de la firma con la editorial.

Iremos dando detalles, pero de momento adelanto que las letras vendrán acompañadas al menos de 8 canciones y 8 poemas recitados con acompañamiento musical. 

Y sí, estaremos en los mejores puntos de venta y en un gran numero de librerías por todo el territorio español.

Un abrazo, seguimos en la lucha...



lunes, 12 de septiembre de 2016

HISTORIAS TRISTES Y CORONAS CON ESPINAS

Fue cruzar la puerta y me empecé a desangrar
cuando aquellas fotos se cayeron a mis pies,
la hemorragia era tan grande que según las recogía
lloraba como si aquellas imágenes
fueran vidas perdidas, pasadas,
tan lejanas como inexplicables.

Dos ojos oscureciendo a pleno día.
Historias tristes y coronas con espinas
Historias tristes y coronas con espinas.

En cada pestañeo encontraba el caos,
un océano de fábulas a la deriva
sintiéndome un anciano fracasado
dentro de mi tarta nupcial,
casado con las derrotas
besando con azufre mi melancolía.

Historias tristes y coronas con espinas.

jueves, 23 de junio de 2016

FERVOR ESQUIZOFRÉNICO

Eras ese faro que terminó con el ocaso
que fundido a negro me impedía salir del laberinto,
que me hacía romper a llorar sin saber la razón.
Una vida llena de vidas que no son la mía
y que impedían que encontrara mi cuerpo,
mi rostro perdido entre la multitud,
en esa calle sin suelo, sin toma de tierra.

Siento en mí, un fervor esquizofrénico
al imaginar cómo será nuestro destino.
Un reloj fuera de control, sin tic ni tac,
pero con dos manecillas tocando el tambor.

Tu mirada me viste de esa perfección que yo no tengo,
con ese traje de superhéroe que sujeta mis heridas
y me prohíbe arrodillarme, si no es para coger impulso.

Vislumbro tus consecuencias con intensidad
cada vez que despierto por la radiación
que generan tus latidos cuando se desvanecen.

Sin esa piel que no es piel, ni es energía,
ni es coraje, ni es la mano escondida sobre la mía.
Es el miedo del no, la droga del sí, sus efectos,
el sabor infinito que termina de golpe,
en una adicción sin abrazos,
solo temblores sin sueños donde sujetarse.